martes, 27 de marzo de 2018

BENÍTEZ ARIZA, TRATAMIENTO DEL TIEMPO LÍRICO II BENÍTEZ ARIZA, Arabesco


José Manuel BENÍTEZ ARIZA,

Arabesco, Pre-textos, Colección Cruz del sur, 2018







El género lírico siempre ha sufrido el condicionamiento de la expectativa del lector. El lector impone qué es lo que espera encontrar en un poema: La concentración de musicalidad, de sentimientos, de sinceridades, de recursos, de paradojas, de conceptos, de juegos formales..., pero ninguno de estos factores consigue caracterizar lo poético; tampoco en el exceso, un extraño  y discutible valor diferencial, común con otros géneros. Esperamos normalmente que esa originalidad de lo poético sea estridente, deslumbrante, llamativa, un léxico brillante, imágenes inusitadas, sorpresa tras sorpresa en una acumulación que en ocasiones acaba en un extravagante absurdo de fuegos artificiales; sin embargo, la auténtica característica de lo poético se encuentra en la sutil amplificación del tiempo con que se recrea el lector. Esta es la profunda virtud que encuentro en la poesía de Benítez Ariza.

En Arabesco, Benítez Ariza juega con la percepción del tiempo, esa dimensión que nos arrastra a pesar de las dimensiones que nos encasillan y nos anclan en lo que llamamos realidad. Se estructura este poemario, introducido por un poema inicial, en tres partes. La segunda es la única que tiene título: "Cuaderno de campo".  En el poema introductorio anuncia el eje vertebrador del libro:



"..esa complicada petición de sentido

que implica el acto de mirar"

...

"Más allá de la niebla

buscábamos la concreción de una verdad mayor

un patrón de sentido más allá del desorden,

una ilusión de espacio ilimitado,..."



Podríamos perseverar fielmente en la pista que el propio autor nos da y seguir simplemente este hilo en la lectura, pero el mismo hecho de observar determina lo observado: alguien ha escogido lugar, momento, ángulo, perspectiva. No se pretende estudiar aquí el tema del tiempo (su transcurso, su esencia), sino el tratamiento del tiempo (en su reducción, traslación, representación o ampliación) que es esencial y determinante no sólo en el género narrativo, también en el lírico. En los poemas de Benítez Ariza podemos encontrar fusiones temporales, suspensiones, representaciones, translaciones y amplificaciones, entre otros fenómenos que matizan un modo de ver, una interpretación de la ficción (evocación) poética.



La suspensión del presente como método de amplificación del instante es posible encontrarla en el primer poema: "Los sentidos" :



Mis sentidos me dicen cuanto sé de este instante



Y sin embargo hay cosas de este instante

que escapan a la estricta división

del mundo en cinco esferas...



La constatación de las base racional y sensible de Ockham rompe paradójicamente con su propia navaja la aparente simpleza de la percepción:



Sin  embargo, el instante

se presenta indiviso a los sentidos (p. 11)



La suspensión temporal es patente literalmente en algunos de los poemas como Llanos de Líbar (p. 64)



...

en el asombro de saberse centro

de un vasto entrono circular

que es también un instante suspendido

de atención expectante

..

También el tiempo ahora es circular

y en su centro no se distingue el intervalo

entre la expectativa y su consumación



quiero decir: las cosas son eternas

y sólo es temporal nuestra manera

de percibirlas, que es también vivirlas.  (p. 65)





Podríamos considerar que esta reflexión lírica se realiza a través de una ampliación que utiliza un presente gnómico o atemporal. No es posible explicar al lector la experiencia, si no es introduciéndole en ella, sumergiéndolo en ese instante indiviso suspendido.

En el poema anterior encontramos una perspectiva en presente gnómico, pero que también se puede encontrar un tratamiento temporal especial: El tiempo repetitivo, la circularidad.

Circularidad: Otro ejemplo de circularidad en el tratamiento del tiempo lo encontramos en El paseo (p.66):



Del perro aprende el paseante

que el mundo es una trama.

...

Y aprende el paseante

que es una trama igual

y que no existen concepciones claras.



y que las únicas certezas

son rastros que se pierden...

...

Va el paseante siempre con la cabeza gacha, jadeando,

moviendo ocasionalmente la cola,

feliz ante el indicio cierto

de una felicidad mayor.



En este ejemplo no sólo el presente de indicativo hace actual la acción lírica, sino que, a modo de fábula, el observador inicial termina animalizado (o quizás haya personificado el perro) en esa búsqueda, puro arabesco, de la trama de la vida, ese rastro, esa celosía que a penas deja entrever una sospecha. Inicio y final se unen en un ascenso presente, actualizado ante nuestros ojos.



Presente durativo o gnómico también podría ser el del poema  Tomates (p. 25) que parte de la experiencia directa y sustantiva de las cualidades de los frutos para llegar a la reflexión final.



Cada verano viene a renovar en mí

esta fe elemental que también me sustenta (p. 25)



Esa misma atemporalidad gnómica y universalizante puede encontrarse en otros poemas como Concierto de verano (p. 21) conseguida a través de la impersonalidad:



Hay un amago de brisa que es música también

...

Hay niños que alborotan..



El hablante lírico parte del hecho sensible concreto para, en una estructura inductiva, llegar a lo universal:



la recóndita armonía

entre una expectativa de perfección del mundo

y su confirmación en dos o tres acordes (p. 21)



Termina desvelando el relieve auténtico de las cosas observadas:



en un presente intemporal que abarca

el mañana, el ayer, la noche sola,

el contrapunto incierto de los pájaros

y una expectante gratitud"   (p. 22)



Otra forma de impersonalidad se consigue a través del uso de los infinitivos. En Un modo de entendernos (p. 28) encontramos el ejemplo:



Aguzar el oído hasta notar un palpitar cercano

y sentir su calor...

...

Es decir: abarcarte con mis cinco sentidos.

Y saber...



Sólo  en la parte final del poema aparece el hablante para desvelar la idea. La forma no personal, carente de marcadores temporales, se sustantiva y se generaliza en un universal:



Me pregunto ahora

en qué plano sucede esa otra unión

de la que los sentidos nos dan tan sólo indicios



aquí, en este momento también fuera del tiempo,

en esta sola vida verdadera. (p. 29)



También podríamos denominar a este recurso ralentización, por cuanto la anécdota desarrollada en  el poema se entretiene en el detalle significativo -como en Viento sur (18),  Espárragos (17)- para llegar a una síntesis.



Las diversas percepciones de los diferentes sentidos (siempre vinculados inevitablemente al tiempo de la percepción o de su evocación) enfocan la atención, atraen la voluntad de quien percibe, crean consciencia.



Otras estrategias en el tratamiento lírico del tiempo que encontramos en este poemario son las siguientes:



Pasado actualizado o presente del pasado: Un hecho sucedido se hace presente:



El no ahogado (p. 15)



Un instante que dura todavía

y en el que, como entonces, oigo aún

un grito de advertencia que parece mi nombre"



Prolepsis: En  Jinetes (p. 13) se anticipa su paso nocturno.

Otro ejemplo de esta misma perspectiva se puede descubrir dentro de la segunda parte, Cuaderno de campo; aquí encontramos referencias intertextuales (Dante en su descenso, Virgilio, reflexiones machadianas...), pero también fragmentos en prosa poética que introducen una voz profética, como en el fragmento 15:



Habrá dentro una banca comida por la carcoma, y en el hueco de la chimenea una trébede negra...





Antepresente: La localización en un pasado inmediatamente transcurrido, cercano al presente, como en  Lluvia de agosto (p. 20) amplía las fronteras del ahora hacia el pasado. El uso del pretérito perfecto compuesto también alarga las fronteras de lo pasado hasta el momento actual. En todo caso, queda patente la significativa distorsión temporal y su función lírica.



  Imperativo: El uso del imperativo (con ecos del rito eucarístico) en Ante una cesta de higos (p. 23) consigue un efecto implicador. El lector aludido se convierte en cómplice y actor de una re-presentación  que se desarrolla ante sus propios ojos, en el mismo tiempo lírico que el hablante poemático.



Fusión temporal: En Ruinas de Bobastro ( p. 63) se funden en el presente lírico del hablante la visión de unas ruinas y las gestas pasadas.



Referencias metaliterarias: En el Tríptico irlandes (Joyceana), los guiños de Poe (El cuervo p.80) y las secuencias finales del Cuaderno de campo (28, 29, 30) podemos encontrar en la propia referencia metaliteraria un devenir temporal diferente al descrito. El reconocimiento abre en el lector la experiencia vivida y amplificada previamente en aquellas lecturas.



Diálogo actualizador y tú lírico: En Orden doméstico (p. 51) el tú lírico no solo actualiza ante nuestros ojos las acciones como si en un teatro fuesen representadas, también impone su ambigüedad: reflexivo o apelativo. No importa esto último, sólo permanece la identificación temporal con la perspectiva del hablante lírico: La resonancia anteriormente comentada.



permanece inmutable,

confiada a su ilusión de permanencia,

la agotada conciencia de ser siempre

tú.                                                                  (p.51)



En Arabesco (p 78), que también podríamos relacionar con el apartado anterior y las consecuencias que la metaliteratura implica en el tiempo de la lectura, se observa la propia creación poética. Comienza con su propia definición:



Las formas se entrelazan hasta la extenuación



A continuación unos hablantes líricos entrecruzan sus voces en un diálogo (al modo socrático) que necesariamente compartimos como espectadores y testigos. El tiempo se re-presenta, se vuelve a presentar, en la misma escala de la experiencia.



Se cierra el poema con una de las voces:



Has comprendido: es sólo un modo de mirar.







Sin duda, el protagonista del poemario es la observación de la intrincada realidad, la percepción como una forma de toma de conciencia y de transcendencia, una transcendencia que va más allá del tiempo. Espero poder haberme acercado, aunque sólo sea un poco, a los curiosos recursos con que Benítez Ariza manipula el tiempo lírico en sus poemas para transmitir la debida profundidad de la mirada, de la experiencia.